El gran negocio de la pobreza

isidrefainecaixabankAl Pèsol Negre hem rebut un article anònim. Com que era un tema que anteriorment havíem tractat, ja tenim el proper número ple i tenim lleus diferències amb l’autor hem optat per  publicar-lo a la web valorant l’esforç i per tal de donar-li difusió. Gràcies per les aportacions i sentim no poder publicar-lo en format paper. Us deixem amb el text!

Durante el mes de julio, hasta principios de septiembre, la Asociación de Vecinos Escodines, ha puesto en marcha un comedor social para niños que tengan carestía alimentaria en su casa, debido a que los comedores escolares durante el verano no funcionan.

Esta es una idea muy valiente y loable pero se preguntará la gente: ¿Quién hay detrás de todo este montaje?

Pues detrás de todo este montaje hay La Caixa, la Fundación Rosa Oriol o lo que es lo mismo, la empresa Tous. Y por descontado, la monja mediática Sor Lucía Caram.

Visto des de lejos, pondríamos decir que estas entidades y personas, están haciendo un bien a la comunidad, aportando voluntarios, dinero y mucha infraestructura de todo tipo.

Pero no es así. En realidad se enriquecen haciendo ver que parte de su esfuerzo económico lo devuelven a la sociedad. Nada más lejos de la realidad. Me explico:

La Caixa, cada día en Catalunya y en el resto de España hace decenas de desahucios. Mete a la puta calle a muchas familias que no pueden pagar la hipoteca por que han perdido el trabajo. Les quita el piso o la casa, – y sin miramientos de si se tienen niños a cargo-, les da igual, pero les queda igualmente una buena parte de la hipoteca que nunca podrán pagar con las graves consecuencias que se encontrarán, pues entrarán a formar parte de una lista de morosos que aún los hará más pobres, ya que no podrán alquilar ningún piso, pagar un teléfono móvil, etc…

La Caixa, hace doble negocio: se queda con el inmueble que puede volver a vender y todavía cobrará un buen pellizco de la antigua hipoteca.

Estos señores de La Caixa, para «limpiar» su imagen hacer obra social a través de su Fundación o mediante entidades como la Asociación de Vecinos de las Escodines, pagando meriendas a un grupo de infantes sin recursos.

Que gran negocio, se quedan inmuebles y para apaciguar a la gente les dan bocatas. Esto sí que es un negocio redondo, limpio y que además desgrava, que a su vez permite no pagar los impuestos que deberían pagar. Negocio redondo, redondo.

Así, desde hace unos años, la familia TOUS, -los joyeros del osito-, también se han subido al carro de entidades que hacen obra social y crearon la «Fundación Rosa Oriol», especializada en donar comida y alimentos a personas necesitadas de Manresa y con una cabeza bien visible como es la monja mediática Sor Lucia Caram, percusora en limpiar los trapos sucios de los Tous (recordad el caso del asesinato por parte de uno de los cuñados de los Tous hacia una persona que se encontraba en la calle donde tenían la residencia los Tous); y que Sor Lucia salió en su defensa aludiendo « que  si entraran a robar no dudaría en coger una escopeta y matar a los ladrones».

Vaya, yo creía que se tenía que avisar a la policía.

Pues bien, dicha Fundación Rosa Oriol promovida por los Tous, familia que nunca ha dado nada a la ciudad y que son unos verdaderos usureros, puteando a sus trabajadores con salarios ridículos y amenazándolos – si una de las piezas de joyería sale defectuosa, pues se les quita del salario-; pues bien, también se han subido al carro de las Fundaciones Social ya que les desgrava grandes cantidades de dinero en impuestos, dinero que pueden invertir en nuevas joyerías y nuevos inmuebles como ha sucedido en Manresa, acaparando el centro comercial con tiendas, algunas con nombres totalmente diferentes a TOUS pero que pertenecen a su cadena.

Su fundación también se dedica a donar comida a personas que lo han perdido todo gracias a los bancos como la Caixa y gracias a empresarios sin escrúpulos como los Tous, que solo les interesa exprimir a los trabajadores al máximo para su máximo confort personal y económico.

Y les sale muy bien, con un mínimo dispendio, sus beneficios no sufren del bocado de Hacienda, por que todo les desgrava, palabra clave esta: desgravar el máximo posible, permitiéndose ser cada vez más ricos, ricos. Todo a cuenta siempre de los más pobres, pobres.

Y es que en este país, te puedes hacer muy rico a cuenta de los pobres de tu comunidad… les quitas todo, y les das un bocata para su consolación. Un negocio redondo, ¡redondo!

O es que unos se pasan de listos, y los demás somos tontos de remate.

Difon el B Llibertari i el pèsol negre:
  • Print
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • email
  • LaTafanera
  • Live
  • Meneame
  • MySpace
  • PDF
  • RSS
  • del.icio.us