Els estralls de l’ocupació del règim marroquí a Ifni

Que la política colonialista segueix fent estralls és una evidència. Seria impossible entendre els conflictes de l’Orient Mitjà (com la guerra actual que assola Síria) sense concebre el paper predominant que hi juguen les potències occidentals.

Avui parlem de com aquesta política afecta a les habitants d’altres latituds, concretament d’Ifni, amb en Mohammed, un company manresà migrant d’aquesta regió.

Situada relativament a prop de la zona fronterera entre Marroc i el Sàhara Occidental, Ifni fou cedida per l’Espanya franquista i colonial a Marroc el juny del 1969, precedida per la resolució 2072 de les Nacions Unides (1965) que insta a la descolonització d’Ifni i del Sàhara Occidental. Com sol ser habitual, s’obvià la realitat de la majoria de les habitants de la zona que se sentien i se senten sahrauís.

«Los marroquíes invadieron no solo con el ejército sino tambíen con miles de sus servidores que atacaron las casas de los aborígenes y los echaban por la fuerza e hicieron un montón de barbaridades. Mucha gente se asustó. Mataron a muchos. La mayoría intentó irse para El-Aaiún, o a los campamentos de refugiados. Otros escaparon a España. Pero muchos no tuvieron mas remedio que quedarse».

Amb l’ocupació, també es trepitjà la realitat cultural de la zona. «En la zona de Ifni, al ser fronteriza, los del norte hablan bereber, hablan amzig. Un amazig mezclado con el árabe. Hay otros que hablan el Hassanía, que es el dialecto árabe que se habla en el sud de Marruecos, el Sáhara y Mauritania. Y ahora no se habla ni esto ni lo otro. En las escuelas se habla el árabe clásico, pero quieras o no te cambian tu cultura. Nosotros tenemos nuestras costumbres que son diferentes que las marroquíes. Somos beduinos, nos gusta sentir y vivir la libertad, la vida nómada. Si la gente se viste con una darraha (una túnica), estas en el punto de mira. Las chicas en el instituto no las dejaban entrar con la Melfa (que es el pañuelo con el que se cubren las mujeres tradicionalmente usado para protegerse de la arena)».

L’ocupació marroquí vingué acompanyada de tot un període que encara perdura de desinversió, de corrupció i clientelisme que deixà en estat comatós els hospitals, les escoles, la zona portuària, les infraestructures.

Ifni és important geoestratègicament per què està situat a prop de les Illes Canàries i és el punt més pròxim portuari a Algèria des de l’Oceà Atlàntic.«La mayoría de los empresarios son marroquíes. Hay una burguesía saharaui, que está en el Ayuntamiento, en los negocios, en las empresas. Y los demás viven de la recogida de mariscos, trabajan de pescadores. No hay industria. También se exporta arena, el higo chumbo o el ahora muy conocido Árbol de Argan. Todos los árboles de Argan han sido incautados por el estado, que la gente puede recoger pero que el árbol es del estado. Los marroquíes se apropiaron de las tierras. Hay gente que lleva 80 o 90 años en un terreno y ahora dicen que no es suyo, por que perdieron los papeles de la propiedad durante la guerra del 1957. Y este tema va a provocar algo muy muy grave. La mayoría vive del ingreso de los familiares que viven en el extranjero o de la pesca».

Tot i que a la zona del Sàhara Occidental sempre hi ha hagut un conflicte més latent, a Ifni (on hi havia hagut petites resistències) no fou fins al 2005 que ressorgiren amb força les mobilitzacions.

«En 2005 nos organizamos alrededor de lo que llamamos la Secretaría Local de Ifni y Ait-Baamran, con el objetivo de defender los derechos históricos de los ciudadanos y decir basta a la humiliación y marginación sistemàtica de la zona y su gente. Se plantó cara a las injusticias por primera vez desde hacía muchos. Organizamos una manifestación que resultó multitudinaria. Ya en 2007, intentaron atacarnos y callarnos, a base de represión, de ejército,… no hubo ninguna respuesta por parte del estado a parte de la policial. Y también lo probaron con sobarnos. Hubo una batalla que flipas y vieron que hay gente que no tiene nada que perder y no le gustan las bromas. Desde entonces, alrededor de este movimiento se han creado asociaciones de barrios, asociaciones de parados y de parados diplomados. Cada asociación y grupo hace sus manifestaciones apretando.

En el 2008, la Secretaria Local hizo una concentración en la qué cerraron el puerto en la época de verano. Esa época, de allí sale la sardina, camiones i camiones de sardinas. Y todos los barcos que pescan son de gente del régimen. Fue el momento en que se sacó toda la rabia de la ciudad. En esta ocasión entraron 14.000 miembros del ejército, atacando de madrugada, destrozando las casas, pegando a todo el mundo, incluso a niños, violando a chicas,… no puedes imaginar lo que hacían. Y era una política de castigo general para todos. Se habla de 300 personas detenidas. Tu imaginate, un pobre, que no tiene nada, le entran y lo destrozan todo y ya se queda sin nada. Incluso se habla de 12 muertos. Pero no se han podido verificar por que la mayoría era gente que trabajan en el puerto y que no son de la ciudad. Hubo un compañero que estuvo detenido 6 meses por qué dijo que había muertos en el canal de Al-Jazeera.

Despues de 2008 en Ifni se cambió la morfología de la ciudad. La arquitectura que tenia muchos tintes ibéricos mutó hacia edificios que parecen cajas. Borraron Ifni y construyeron otra ciudad. Ahora parece una base militar. Incuso construyeron una residencia de la policía nueva en el corazón de la ciudad». També fóu el 2008 que s’obrí molt a prop d’allí la Base Militar dels EUA de Tan Tan.

«De todas estas luchas es que viene este nuevo movimiento que se llama Ifni, Memoria y Derechos que Marruecos no quiso legalizar, porque dice que atenta contra la integridad territorial. La Asociación lucha por defender los derechos históricos de la gente, de su tierra, de Ifni. Y también los derechos conseguidos como la nacionalización de la gente cuando entró España».

El 16 d’Agost del 2016 vuit membres de l’Associació entràren a l’antic Consulat Español d’Ifni, conegut com la Vagadoria, que estava abandonat.

«Pero la policía marroquí entró al edificio, los detuvo a los 8 con la acusación de que ocuparon un edificio de un país extranjero. La cónsul de España de Agadir dio la orden a la policía marroquí que desalojara el edificio. El argumento que tiene la policía marroquí es que esas 8 personas agredieron a la policía y por esta razón es que están todavía en la cárcel. Fueron condenados de un año de cárcel a un año y 4 meses. Y en la cárcel viven en una situación muy mala, entraron en huelga de hambre, sus familiares estan diariamente en una concentración al lado de este edificio, rodeados de policía. En condiciones muy malas. Y también tienen que viajar cada semana entre Ifni y Agadir donde están presos a casi 175 km y económicamente la mayoría son pobres en ingresos».

Davant l’actual situació d’atur i repressió, és que moltes veuen com a única solució demanar la nacionalitat espanyola, tot aprofitant el llegat colonial i la legislació que diu que qualsevol ciutadà que hagi viscut mes de 10 anys sota bandera espanyola se li concedirà la nacionalitat.

Amb tot, en Mohammed és taxatiu a l’hora de parlar de com veu la situació. «Es como si hubiera un barril de petroleo encima de unas brasas. En cualquier momento puede estallar. La lucha es el único camino que nos queda».

Mreifisa

Manresa, gener de 2017

Difon el B Llibertari i el pèsol negre:
  • Print
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • email
  • LaTafanera
  • Live
  • Meneame
  • MySpace
  • PDF
  • RSS
  • del.icio.us